Google+

texto_cabecera

logo cabecera



boton_porque_tunez_imagen
boton_porque_desierto_imagen
boton_para_quienes_imagen
porque_desertia_imagen

¿Por qué el desierto?

titulo_porque_desierto

A pesar de lo que uno suele imaginarse, el desierto es muy variado, compuesto de tres tipos de paisaje y de características: el desierto de dunas; el desierto de estepa y montaña; y el desierto de sal (lago seco).

Tan sólo el hecho de viajar a un país exótico y cercano como Túnez y experimentar con los 5 sentidos la inmensidad del paisaje del desierto, hará que nos sintamos mejor.

Vivimos en una sociedad tan ocupada y automatizada, corriendo de un lado a otro para cumplir con nuestras obligaciones diarias, que a menudo nos olvidamos de nosotros mismos, y el estrés puede acabar generando frustración y afectando nuestro estado de ánimo. Nos falta tranquilidad, pero nos sobran los estímulos. Para quien vive en la ciudad, una breve escapada al desierto, puede aportarnos grandes momentos de serenidad y quietud.

La naturaleza siempre está ahí, dispuesta a brindarnos sus innumerables beneficios al acercarnos a ella. En el desierto, no sólo nuestros pulmones y sangre agradecen el aire más limpio, también podemos apreciar la belleza de unas formas que rompen con el mundo creado por el ser humano. La posibilidad de disfrutar de los elementos en estado puro, permite que los pensamientos se ordenen, apaciguados por la tranquilidad del entorno.

 

 

 

 

La dureza de algunos paisajes sin agua ni vegetación, sólo interrumpidos por la aparición de las dunas, nos hacen reflexionar entre lo fundamental y lo accesorio, o asumir que la verdadera riqueza empieza por disminuir las necesidades.

En definitiva, se trata de que cada viajero busque la fuerza espiritual del desierto y encuentre en esos momentos mágicos e inspiradores, lecciones básicas sobre la vida tan a menudo gratificantes como olvidadas.

El desierto no es un turismo de consumo, sino de experiencias. En pleno desierto, no se puede comprar, sino sentir, poniendo en perspectiva el “valor” de un billete o una moneda. Donde sí se da un valor inestimable en el desierto es a la hospitalidad y la fraternidad, ofreciendo la comida a los invitados antes de comer uno mismo.

Viajes Desertia Travel es especialista en el Sáhara tunecino, con más de 20 años de experiencia ofreciendo experiencias únicas en el desierto.