Google+

texto_cabecera

logo cabecera

foto comunicaciones

Comunicaciones en Túnez

Túnez dispone de una red de carreteras asfaltadas de más de 17.000 kilómetros, de las cuales la gran mayoría están en bastante buen estado. No obstante, hay que conducir con mucho cuidado por todo el país, debido a la conducción errática, los animales que atraviesan la carretera (en el sur, principalmente camellos...), y los indisciplinados peatones que andan por la calzada.

El transporte público en Túnez funciona bien, debido al alto uso del mismo. Existen líneas de tren entre Túnez capital tanto hacia la costa este como por la zona norte y hacia el sur (www.sncft.com.tn en francés/inglés). Para los entusiastas del ferrocarril, el Lézard Rouge es un tren restaurado que pertenecía a los beyes (antiguos reyes tunecinos) que opera desde Metlaoui y Redeyef (según condiciones climatológicas), ofreciendo magníficas vistas del cañón del Seldja. Los autocares y autobuses cubren prácticamente todos las ciudades y pueblos importantes, incluso ofreciendo un servicio regular nocturno en rutas hacia Túnez capital.

Además del taxi privado, también existen los taxis compartidos (louages).  Estos últimos son de dos tipos: corta distancia (franja amarilla pintada en el lateral) y media distancia (franja roja).

Contratar un paquete fly-drive es una alternativa muy atractiva, sobre todo para viajeros independientes que quieran conocer a fondo los lugares históricos y arqueológicos de la zona norte-centro de Túnez.

En las proximidades del desierto el medio de transporte por excelencia es el coche 4x4, el cual llega a lugares de difícil acceso, imposibles para coches convencionales.  Los coches 4x4 los llevan los chóferes-guía, por sus conocimientos del terreno además de su habilidad y práctica en la conducción.